¿Cómo puedes evitar el “Burnout” o “síndrome del trabajador quemado?

¿Cómo puedes evitar el “Burnout” o “síndrome del trabajador quemado?

Según el popular filósofo coreano Byung-Chul Han vivimos en la "sociedad del rendimiento". Pero también en la del cansancio, la frustración y la depresión. La productividad como objetivo vital en la actualidad ha llegado a causar desgaste profesional en algunos trabajadores.  

Tanto es así que la OMS recientemente ha incluido una nueva enfermedad en su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE – 11). Y la cataloga como un problema asociado al empleo o al desempleo. 

El bunout o síndrome del trabajador quemado se caracteriza por ser una enfermedad relacionada con el estrés y la tensión del trabajo profesional. Puede llegar a incapacitar al trabajador laboralmente, e incluso socialmente, por un tiempo.  

Los empleados sometidos continuamente a altos niveles de estrés pueden perder su capacidad de enfrentarse a la constante tensión laboral. Como consecuencia, su productividad se elimina casi por completo y la calidad de su trabajo baja notablemente.  

En España, el burnout no es una enfermedad profesional, pero en ocasiones se reconoce como un accidente de trabajo. Si quieres saber más sobre la legislación y el síndrome burnout picha aquí.  

¿Quieres conocer los síntomas y los factores que lo causan para evitar caer en el síndrome del trabajador quemado? 

¡Continúa leyendo! 

 

¿Qué síntomas tiene el burnout? 

Debemos comenzar a preocuparnos por nuestro desgaste laboral cuando nos encontramos con síntomas como los siguientes:  

  • Escaso compromiso en el empleoEste síndrome provoca desapego por el trabajo y todo lo relacionado con el mismo. El empleado puede desentenderse de sus tareas cotidianas bajando notablemente su nivel de implicación.  
  • Falta de realización personal. Al trabajador comienza a no interesarle lo que tiene que ver con su empleo y la desmotivación comienza a ser el pan de cada día. Puede continuar acudiendo a su puesto habitual pero su productividad estará asociada a una escasa autoeficiencia. 
  • Cambios en el estado anímico. Otro de los síntomas principales del burnout es el carácter cambiante del empleado. Puede que este se muestre algunos días irritado o depresivo. Esto puede llevar a un ambiente poco propicio en su puesto de trabajo.  
  • Agotamiento mental y emocional intenso y sensación de falta de energía y rendimiento. El trabajador puede sentir que ya no tiene fuerzas para continuar haciendo lo que antes hacía.  

 

Factores de riesgo 

Una buena forma de actuar contra el síndrome del trabajador quemado es reconocer y tratar de evitar los factores que pueden causarlo. 

Los más importantes son los siguientes:  

  • El exceso de carga laboral: Cuando una empresa exige un nivel de productividad exagerado a un empleado esto le causará, generalmente, altos niveles de estrés. Puede que al principio el trabajador cumpla todas sus tareas exitosamente, pero si esta dinámica continua, al final se verá desbordado.  
  • Falta de reconocimiento: No valorar un buen trabajo o no estimar las labores de los compañeros logrará desmotivarles y hacerles perder el interés en lo que hacen. Es importante en la empresa fomentar la autoestima y reconocer el buen trabajo de los empleados. 
  • Trabajador independiente: Cuando el empleado se encuentra solo en un puesto y no puede apoyarse en un equipola realización de sus tareas puede comenzar a hacerse cuesta arriba. Fomentar la participación y la buena gestión del trabajo en grupo consigue hacer que mejore el ambiente laboral y que los trabajadores deleguen y se ayuden entre ellos. Haz click aquí si quieres saber más sobre el trabajo en equipo 
  • Trato malo en el trabajo: El acoso laboral, el mobbing y el trato desfavorable o discriminatorio en la empresa también es un factor de riesgo a la hora de convertirte en un trabajador quemado. Por ello es muy importante evitar los gritos y las faltas de respeto y tratar de favorecer siempre un clima laboral agradable y adecuado. ¿Quieres aprender a identificar el mobbing? ¡Dale al play!


  • Discrepancia entre los valores del trabajador y los valores de la empresa: Es importante no acabar en aquellos trabajos que te hagan entrar en conflicto con tus valores. De no ser así puede que tanto lo que estés haciendo como tu carrera laboral deje de tener sentido para ti. Esto será un posible motivo a la hora de caer en el síndrome burnout 

 

Cómo puedo actuar ante el burnout 

Por último, si creemos que nuestros niveles de estrés y rendimiento están siendo sobrepasados y comenzamos a ser trabajadores quemados, te dejamos las claves para conseguir salir de ello:  

  • ¡Diagnostícalo! Lo primero que debemos hacer para dejar de ser un trabajador quemado es tomar conciencia y reconocer los síntomasUna vez que los hayamos identificado podemos comenzar a hacer los siguientes cambios.  
  • Cultiva una sana autoestima y aprende a gestionar las emociones. No debemos pensar que no valemos o que nuestro trabajo realizado no es bueno o es insuficiente. Para hacer frente a un periodo de cansancio y bajo rendimiento debemos aprender a valorar lo que hacemos y a evitar las emociones negativas. Un buen método para ello es practicar la inteligencia emocional. 
  • Asertividad. Si ves que todos tus compañeros intentan delegar su trabajo en ti y tu lo permites, debes aprender a decir “no”. Identifica tus límites y no dejes que el trabajo te sobrepase. Antes de que te veas envuelto en problemáticos niveles de estrés haz un cambio de actitud que te favorezca.  Haz click aquí si quieres saber más sobre cómo utilizar la asertividad en tu trabajo.  
  • Aprende a interpretar los mensajes. En ocasiones, vemos nuestro trabajo minado, criticado o poco valorado por nuestros superiores o compañeros. Es importante que aceptemos las críticas y que aprendamos de ellas. Interpretar bien los mensajes y reconocer su contexto dentro de la empresa hará que se eviten algunos malentendidos.  
  • Evita comparaciones con otros compañeros. Tal y como dice el dicho “las comparaciones son odiosas”. Tus compañeros están en la empresa para ayudarte y que te apoyes en ellos, no para competir. Por ello evita compararte con los demás. Cada persona es diferente, tiene unas cualidades y vive un momento vital distinto. Trata de aprender de ellos si crees que su trabajo es mejor que el tuyo.  
  • Mindfulness, relajación y contemplación. Puede que hayas tenido una jornada laboral horrible, pero cuando llegues a casa desconecta. Prepárate un baño con espuma, escucha música relajante o practica yoga. Pero no te lleves el estrés a casa. Volver al día siguiente con el mismo estrés que el día anterior solo complicará las cosas. Si quieres saber más sobre el Mindfulness pincha en el siguiente vídeo:

  • Practica ejercicio físico. El deporte es el mejor antidepresivo. Escoge un hábito deportivo que te guste y trata de practicarlo por lo menos dos veces a la semana. Verás como tu humor mejora. Además, lograrás descargar la tensión física y evitar problemas de dolores musculares y hernias discales.  
  • Lleva un estilo de vida saludable. Comer bien y evitar los vicios y el sedentarismo hará que nos sintamos mejor con nosotros mismos. ¡Una dieta equilibrada y sana es el mejor combustible para una recarga de energía! 

Sin embargo, en ocasiones, lo realmente problemático y el principal causante de nuestro desgaste profesional es nuestro trabajo: jornadas interminables, poca flexibilidad, falta de derechos laborales, innumerables tareas diarias... Entonces, la mejor opción será valorar si nos merece la pena continuar en ese puesto o irnos.  

Tal y cómo dijo Sócrates, “el secreto del cambio está en enfocar tu energía, no en la lucha contra lo viejo, sino en la construcción de lo nuevo”. 

Compártelo en tu redes...