Transformación digital en el sector de Recursos Humanos

Transformación digital en el sector de Recursos Humanos

Anteriormente, en estas páginas, hablamos de cómo contribuyen los Recursos Humanos a la transformación digital en la empresa. Hoy nos vamos a centrar en otros puntos de interés que debe aprovechar nuestro sector para sacar el mejor rendimiento al talento dentro de la empresa. Es muy importante esa fase de búsqueda y atracción (o captación), y conseguir ese «enamoramiento» del trabajador, que puede llegar a convertirlo en un embajador de nuestra empresa y servicios o productos.
Pero también es crucial que la transformación digital contribuya a un cambio en la perspectiva de la propia empresa. Gracias a las herramientas digitales, a las redes sociales, a la cada vez más presente Internet de las Cosas y a tantas otras tecnologías y sistemas, es posible definir estrategias orientadas a las personas.
Uno de los principales cambios radicales en las organizaciones será poner al trabajador en el centro de todo. Es todo un reto. Los consumidores y clientes ya son personas informadas que han vivido su particular «transformación digital». Conocen nuestros servicios, los productos que vende la empresa, y también saben exactamente qué desean y cómo encontrar lo que necesitan (hablando en plata, saben elegir y elegirán a quien compran o con quien contratan un servicio). Esto influye directamente en el trabajador: ha de ser capaz de adaptarse a esos requisitos tan exigentes de los clientes.
Por eso, la experiencia del empleado es clave en la estrategia de Recursos Humanos. Y está determinada por la transformación digital, como hemos dicho. Para una organización o empresa, conocer a cada empleado en profundidad es fundamental para personalizar su carrera y mejorar su experiencia laboral y aumentar su satisfacción mediante propuestas de valor. Metodologías como «Design Thinking», «InBound Talent» o el «Employee Journey Map» nos deben resultar familiares porque permiten llegar a ese nivel de personalización con el trabajador.
En el caso del «Employee Journey Map«, hablamos de un «mapa» que recorre el camino que sigue el empleado desde la primera fase del reclutamiento hasta el momento de su salida. En este mapa se pueden analizar los momentos claves en toda la relación empleador-empleado o, dicho de otro modo, definir diferentes etapas clave (englobando a candidatos, colaboradores y ex-colaboradores) con el fin de conocer y analizar la experiencia.
La transformación digital beneficia a Recursos Humanos en la medida en que se hace viable el análisis, segmentación y personalización de los planes de talento. De esta manera es posible disponer de la persona adecuada realizando la tarea idónea. Se maximiza la eficiencia, se aumenta la productividad y se mejora la satisfacción personal del trabajador. Todas estas ventajas se pueden aprovechar para el diseño de programas destinados a que los propios trabajadores sean los «embajadores de la compañía» en sus redes sociales. Que sean personas que transmiten a otros las ventajas de trabajar en la empresa y que, en definitiva, mejoren nuestro employer branding.
Otro punto que explotar desde Recursos Humanos es el de sentar las bases para el uso de redes sociales corporativas. Este concepto permitirá una mejor organización en todos los ámbitos y potenciará el trabajo en equipo. Existen numerosas soluciones en el mercado, desde las más a medida de la organización hasta las generalistas, como por ejemplo la herramienta Slack.
Hay que decir que un papel crucial del departamento de RRHH en una empresa es el de comunicar la necesidad de la transformación digital a los trabajadores, y de acompañarlos en el proceso. Es fundamental conseguir que un trabajador actúe con el convencimiento de que la transformación es el mejor camino y que no lo haga por obligación. Las herramientas como la red social corporativa que mencionamos antes, la formación, dar un significado a la digitalización de un puesto de trabajo y otras tantas estrategias ayudarán a todos los empleados a salir de su zona de confort con confianza.